Ahora entiendo todo...

viene de acá.
Quilmes es una ciudad única, especial. Para que nuestros visitantes de otras zonas planetarias tengan una idea, Quilmes es a Buenos Aires, lo que Oxford a Londres, Filadelfia a Nueva York, Saint Denis a París (bueno, más o menos...).

Quilmes tiene su propio patio trasero, San Francisco Solano. Y hasta tiene su propio Quilmes, Berazategui (como van a chillar unas que yo se).

Ya el origen es distinto. Piensen en los pobres indios kilme, traidos desde el norte, a casi 2.000 kilometros, a pie en 1665. Acostumbrados a un clima seco, obligados a vivir en la humedad rioplatense. Ellos fueron los primeros fantasmas quilmeños. Y de ellos viene el nombre, nada de "próceres" como Avellaneda o Vicente López, o de santos, como San Isidro o San Antonio de Padua.

Y en 1806 desembarcaron los ingleses. El primero que bajó, un rubio de cachetes colorados del cual no se recuerda filiación, se ahogó al tratar de cruzar una laguna. Otro fantasma.

Y no nos olvidemos del pulpero vasco degollado por Mazorca en 1843, los fusilados por la Revolución Fusiladora en 1956, los desaparecidos del Proceso.

Y que decir de los ejemplares salidos de esta bella metrópolis. El ministro Fernandez Aníbal, Nanu, el Pachulo, las Hermanitas Calambre, Mariela Muñoz, el cura Farinello, Arnaldo André y toda una constelación de mujeres y hombres, entre los cuales me incluyo.

4 comentarios:

Dracula con Tacones dijo...

Mostro... yo conocí las Ruinas de Quilmes este año y es re triste cuando te cuentan la historia... hay un museo allí adonde se ve mas data de los indiecitos...

Sabia usted que muchos de los que lograron llegar se murieron de tristeza???

Una historia realmente melancólica...

cp dijo...

mi marido es quilmeño!

El Mostro dijo...

Dracula con Tacones, muy triste en verdad y se le ha dado casi nada de bola...

CP: cuantas mujeres te estarán envidiando... :)

El Mostro dijo...

Y no se olviden de leer los varios "Quilmes, nuestra Macondo", aquí mismo.